apuntes

CAMPAÑAS SUCIAS: EL MURO DE LA INFAMIA Y LA MANO NEGRA

Visto: 25901 veces

Para ganar y/o conservar el poder es necesario tener astucia, sangre fría e inteligencia, pero ante todo una bien diseñada y concebida estrategia electoral no solo para tener votos sino para derrotar al adversario.

El objetivo primario de una campaña sucia es la de destruir al competidor. Al final de los debates electorales se han vuelto cotidianas especialmente en la contienda por los cargos unipersonales.

Las campañas sucias se concentran en el ataque hablando mal del contendiente. Ante todo le apuntan a promover la estrategia de generar miedo con el propósito de desalentar el voto a favor de los competidores.

El desarrollo de la estrategia de una campaña sucia se fundamenta en supuestos errores o casos de corrupción y pretende minimizar y ridiculizar al candidato competidor. En algunas ocasiones se contrata personas para insultar al competidor y de esa manera elevar al escarnio público su trayectoria como dirigente político.

Este tipo de prácticas denominadas campañas sucias, no surgen de una confrontación de ideas o propuestas. Son el producto de oscuras ofensivas que generan peligrosamente odio, mofa y exclusión al adversario político.

Variados son los efectos de una campaña sucia. En algunas ocasiones han dado resultado causando grandes daños electorales al agredido; en otras el agredido se ha visto beneficiado y el agresor castigado; y en algunas ha estimulado ostensiblemente el abstencionismo.

Las campañas sucias, son altamente corrosivas porque impiden el libre ejercicio y el crecimiento de la democracia.

Algunas campañas promueven y financian, con la anuencia del candidato, la conformación de grupos de trabajo para estas actividades designando un director al que se le unge como “la mano negra” del “muro de la infamia”. El material producido no es firmado por sus creadores y regularmente cuando el ataque es muy personal y de alto poder destructivo “la mano negra” siempre se ausenta cobardemente de la ciudad.

Las campañas sucias perfeccionan cada vez más sus métodos de destrucción y llegaron para quedarse en las contiendas electorales de nuestras ciudades. Quienes se dedican a ellas recomiendan que su ejecución se haga en la última etapa de la campaña, que sean autorizadas por el candidato y que permita ser utilizadas cuando se esté en posición competitiva o cuando se encuentre en desventaja electoral.

Lamentablemente este tipo de armas electorales son utilizadas para fabricar y soltar información con grandes y costosos despliegues publicitarios. En otras palabras es lo que el marketing político denomina como los “detonantes electorales” con sentido de destrucción, los que son usados como estrategias sucias donde el único propósito es causar daño, no importando cómo.

Finalmente sobre este tema, podemos concluir que cuando una campaña se siente derrotada o carente de estrategia ganadora casi siempre ataca, de manera sucia, a su adversario como último recurso buscando un efecto a su favor.

CÓMO ENFRENTAR UNA CAMPAÑA SUCIA?

Una campaña electoral bien estructurada, con una estrategia de propuestas congruentes, de cercanía con la gente, con ideas y lenguaje sencillo es más rentable que una campaña sucia. Es capaz de resistir todos los ataques que sobre ella dirijan y aunque sea menos mediática la gente termina premiando las propuestas y no el lanzamiento de basura.

Por lo regular las campañas sucias se arman desde la mentira, la calumnia o el fraude razón por la cual es muy fácil desenmascararlas. Antes la rectificación de una noticia falsa tardaba días o semanas, ahora un mensaje puede ser desmentido rápidamente de manera contundente por las redes sociales.

Al momento de recibir un ataque sucio, lo primero que debe hacer la campaña agredida es convocar el comité de “crisis” para evaluar el tamaño y el tipo de ataque, a quién está dirigido, sus características, la fuente que lo realiza, y las tácticas empleadas para causar daño.

De la evaluación anterior lo primero que hay que controlar, en la campaña agredida, son las emociones para poder pensar serenamente cómo resolver con inteligencia la situación.

Si la agresión es de poca monta, muchas veces es preferible ignorarla, pero cuando es de mayor categoría se hace necesario diseñar estrategias de respuesta contundentes. Definir quién responde, cuándo y cómo se hace es una de las conclusiones a las que debe llegar el “comité de crisis” de la campaña agredida.

No ser extemporáneo en la reacción es fundamental en este tipo de situaciones, porque los anuncios sucios colocados en los medios de comunicación, sin respuesta oportuna, la gente los creerá como ciertos.

Volver a Noticias

El-silencioso-mensaje-del-voto-en-blanco
Visto: 760 veces
El silencioso mensaje del voto en blanco
En los procesos electorales, el fenómeno de un alto porcentaje de votos en blanco llama…
destaca-tu-marca-en-el-mundo-digital
Visto: 1790 veces
Tu marca personal en la política
En MMconsultores, entendemos la importancia de una imagen personal para el éxito en la política.…
plan-desarrollo-exito-futuro-1-2024
Visto: 1129 veces
DISEÑANDO EL FUTURO: EL PODER DEL PLAN DE DESARROLLO
En MMconsultores, comprendemos la importancia de un Plan de Desarrollo para los entes territoriales. Nuestra…
asi opina cali 2023
Visto: 2678 veces
Asi Opina Cali 2023
Ver gráfica #1 en alta calidad LA TECNOLOGÍA TRANSFORMA LA MANERA DE CONSUMIR INFORMACIÓN Los…
icon-whatsapp

Contáctame

Scroll to Top